martes, marzo 21, 2006

Por: Alex giraldo
DESDE VITERBO, SE ESCRIBE EL TANGO.
Fernel Ocampo, un hombre de sueños.

A simple vista parece el líder de un grupo religioso, lleva una medalla del santo de su devoción prendida siempre en el lado izquierdo de su camisa, conserva la caballerosidad de los varones de antaño, y una sonrisa casi permanente. Cuando comencé en esto de hacer programas de radio, hablando de tango, la primera referencia biográfica sobre el tema recuerdo haberla leído de un viejo libro, de hojas que el tiempo torna amarillas, Mi Música Argentina, era el titulo; llegó hasta mi por uno de tantos coleccionistas que por esos días estaba conociendo, aquel lo guardaba como un tesoro, y lo era, el autor... un tal Fernell Ocampo, el que me describieron como "un viejito de Viterbo (Caldas) que le gustaba cantar tangos", eso fue como en 1995. Hoy el tango nos regaló la amistad, y si canta tangos pero no es un viejito. Con frecuencia nos reunimos en algún café del centro de Pereira, para planear y soñar proyectos de tango, esta vez el encuentro se produce en un billar de la peatonal de la 18, y mientras con una voz nasal, fernell trata de seguir la de Gardel que inunda el salón con un eterno Tomo y obligo, busco en su historia, una para ustedes. Fernell Ocampo Munera, se siente muy orgulloso de haber nacido en el corregimiento indígena de San Antonio del Chamí, en el municipio de Mistrató (Risaralda) el 20 de enero de 1948, a los pocos días asesinaban en Bogotá al caudillo Jorge Eliécer Gaitán, y se iniciaba la guerra política mas larga de nuestra historia. Dejamos el café y caminando por la plaza de Bolívar en Pereira, Fernell me va contando la macondiana historia de sus raíces, hijo de un comerciante de telas de llamativos colores, muy apetecida por los “memes”, con la que fabrican artesanalmente su vestimenta; vivió su niñez rodeado de indígenas que a pesar de los años lo siguen viendo como un cacique honorífico, por ser embajador orgulloso de un pueblo olvidado, y es que hasta en sus mejores épocas, se la ha escuchado diciendo a boca llena que nació en San Antonio del Chamí, por eso cada que muere uno de sus jefes(indigenas) lo mandan a llamar para que valla a cantarle al muerto y a tomar “tapetusa”, (bebida embriagante que se extrae de la caña de azúcar, y que ellos mismos preparan) invitaciones de las que fernell, en el arte de la diplomacia, se excusa no por la gente, sino por la Tapetusa, que es una ofensa no tomar en esas tierras, mas para un hijo, y Fernell es un poco abstemio. Pero como lo que nos interesa es su obra, demos un paso en el tiempo, hacia 1965, combina sus estudios universitarios, con la labor de cantante de música tropical, entre otros con el grupo Los alegres del Ritmo; en 1970, crea el grupo Los Celestes, que le daría nombre e identidad al pueblo que lo había adoptado, Viterbo; Los Celestes fue un cuarteto de amigos que estuvo vigente durante treinta años, alcanzando a grabar, siete larga duración, tres discos compactos, producción en la que se incluye un amplio repertorio de música colombiana, boleros, pasillos, bambucos, valses y tangos. Entre los éxitos mas difundidos de los celestes está el vals, Adoración, y el bolero Esposa Mía, obra que le pertenece a Fernell; Los celestes, llevaron su arte por todo Colombia, alcanzando gran reconocimiento y difusión radial visitaron varios países entre ellos Brasil. Pero esa labor musical que Fernell, decide parar, por lo menos con el grupo, siempre estuvo a la par de una gran producción artística y literaria comprometida con obras sociales y sobre todo con su pueblo y su departamento, además de una ardua labor en el campo de la educación. Personalmente he conocido la sutileza de su pincel con obras que él exhibe con la humildad que lo caracteriza, pero que son de gran maestría, además de su talento para cantar, de su inquieta pluma ya se han publicado hasta hoy, quince libros, entre los que se destacan: Mi Música Argentina (1980), Mi Música Colombiana(1983), y Mi Música Latinoamericana(1985)

La palabra Pasión, acogida por el gobierno de Uribe para la imagen internacional de Colombia, y que fuera mal interpretada por otras culturas, que la relacionan con sexo, me parece perfecta, desde de mi punto de vista para denominar el impulso que lleva a alcanzar los sueños. Pasión por el tango es lo que movió a Fernell, para ver terminado su libro Hablemos de Grandes Valores del Tango y algo mas, lanzado al difícil mercado literario en junio del año pasado(2005), hoy que puedo palpar su obra me doy cuenta que ya no le pertenece a Fernell, es un referente del tango en Colombia, por lo tanto es de todos, porque aun que el se presente como historiógrafo, diciendo que “el autor no está inventando nada”, y que “todo está escrito”, debo contradecirlo ya que en esta obra podemos encontrar, creo que por primera vez, una historia del tango en Pereira y Manizales, citando momentos, personajes e instituciones, que son la síntesis del tango en nuestra región, y como si fuera poco rescató en el contenido central, las biografías e imágenes de cantores de tango colombianos, que reconocidos o no, son las voces criollas de nuestro tango, entre otros, Noel Ramírez, El Caballero Gaucho y Oscar Aguduelo. Fernell, viajo hasta Buenos Aires para documentar su obra; “ciudad de musas rantes” donde encontró amigos como el cantor Alberto Morales, el maestro Luciano Leocata y el encargado del prologo Juan Ángel Russo, autoridades en el tango que aportaron gratamente a su obra, dándole a su vez un sello de garantía. El titulo del libro, es un homenaje a un gran amigo y hombre de radio que acaba de cumplir 20 años al frente de su programa, Grandes Valores del Tango, Carlos Arturo Meza Arango, un antioqueño radicado en la ciudad de Manizales. Que bueno encontrar en el tango, apasionados soñadores como Fernell Ocampo Munera, quien junto a otros amigos pretende convertir a Viterbo, en municipio de cultura, con la realización del primer festival de tango Paisa (forma en que se denomina lo que tiene referencia con la cultura antioqueña), proyectado para el próximo mes de Junio.

Dato de imágenes: 1.Tapa del libro 2.Fernell Ocampo y Alex Giraldo (Lanzamiento del Libro en Nocturno de Tangos, teatro Comfamiliar Pereira)

2 comentarios:

Gustavo dijo...

Excelente comentario sobre el libro HABLEMOS DE GRANDES VALORES DE TANGO Y ALGO MAS.

Quiero mencionar que hoy lo compré y ya lo estoy comenzando a hojear.
En la página VIII se menciona que Fernell Ocampo, el autor del libro, ha sido director del Museo Cultural del Tango pero no me queda claro si dicho museo queda en Pereira o donde, y quisiera aprovechar para preguntar como funciona y qué actividades tiene dicho museo.

Cordial saludo de

Gustavo Parra

La Graciela dijo...

quisiera saber donde puedo contactar a fernell conozco un muchacho muy talentoso que escribe poesia muy linda tal vez el le pude dar un visto a su cuaderno plagado de poesias y ayudarle.